COMPRAR ONLINE
COMPRAR ONLINE
COMPRAR ONLINE
COMPRAR ONLINE

Premio Nocte 2014

Mejor Novela Nacional.

OUTLET CULTURA HACHE

Como lobo

 

 

Como lobo entierro los dedos —prensiles y subyugantes— entre sus rizos, como tantas otras veces. Ella separa lo justo sus gruesos labios y me muestra unas paletas de dientes separadas entre las que deja asomar la punta de una lengua que imploro porque recorra la base de mi polla. Sus ojos son todo negrura, su piel una promesa de sudor amargo que quiero saborear más que cualquier otra cosa en el mundo.

Como lobo desciendo la ladera y recorro las montañas que son sus pechos duros, coronados por pezones erectos, con el brillo de la luna dejándose atisbar cuando vuelve los ojos hacia atrás de puro placer. Se arquea y me tienta para que allane su gruta, ahí abajo, donde la oscuridad es opacidad absoluta entre unos muslos tensos y ansiosos.

Como lobo la empalo y como lobo la devoro, todo tendones cercenados y sangre caliente manando desde las arterias desgarradas, mientras me corro y aúllo al cuarto menguante que es esta habitación. Se hace pequeña y me arropa, me protege del frío y de la intemperie, da cobijo a mis instintos depredadores. Deja que la luz se escape por el sumidero de sus grietas; resquicios de cal y cemento ahora moteados de rojo intenso que surge de entre la piel negra que desgarro con mis uñas.

Como madre de todas las zorras, ella todavía tiene tiempo de correrse a su vez antes de morir, dejando sus gemidos impresos en la cara oculta de mis oídos, donde su eco se repetirá en cada presa que me cobre de aquí al final de mis días.

Como lobo me retiro a proferir un último aullido triunfal desde lo alto de la montaña, antes de que el sol empiece a despuntar en un nuevo amanecer. Más vivo y cansado que nunca.

 

Noviembre de 1998