COMPRAR ONLINE
COMPRAR ONLINE
COMPRAR ONLINE
COMPRAR ONLINE
COMPRAR ONLINE
COMPRAR ONLINE
COMPRAR ONLINE
COMPRAR ONLINE

 

Premio Nocte 2014

Mejor Novela Nacional.

OUTLET CULTURA HACHE

Pieza por pieza

Algunos motivos para leer Piezas desequilibradas

 De vez en cuando conviene recordar que podéis descargar uno de mis libros por la cara vía Lektu (Pago Social, un mensajito en las redes sociales y es vuestro). Me refiero a Piezas desequilibradas.

 

Esta antología de relatos supuso mi debut como escritor en solitario, tras una trayectoria de apenas un par de años en webs literarias, libros colectivos, revistas y como editor (bajo el sello DH Ediciones). Fue una joven editorial canaria, la desaparecida 23 Escalones, la que apostó por mí en aquel momento, sacándome de un ostracismo que me había llevado a plantearme en serio dedicar más esfuerzos a editar la obra de otros, dejando un poco de lado mi vocación de escritor. Os confieso que fue lo que me dio alas, y desde entonces mantengo el vuelo, aunque en ocasiones de forma algo errática.

 

Todavía hay una parte de mí que tiene espíritu de mecenas y anhela volver al mundo de la edición. Quizás en algún momento me decida a apostar por sacar a la luz las mentiras necesarias que cuentan otros creadores.

 

Pero estoy divagando, volvamos al tema que me ocupa hoy.

 

Tras el cierre de 23 Escalones, algunos ejemplares de esta publicación quedaron desperdigados por las librerías de todo el país. Si alguno está interesado en comprarlo en papel, los últimos están a la venta en Amazon a mitad de precio y con dedicatoria, a través del Outlet Cultura Hache.

 

La cuestión es que como sé que la oferta de literatura gratuita es enorme, tengo que daros motivos para que os decantéis por lo mío. Así que ahí van algunas anécdotas o alicientes para despertar vuestra curiosidad por mis Piezas desequilibradas, relato por relato en el orden en que aparecen en el libro:

 

  1. El primer relato del tomo, de título homónimo, es una suerte de precuela de la novela El hombre que nunca sacrificaba las gallinas viejas, y complementa su lectura. El relato se divide en siete episodios que toman prestado su nombre de canciones del repertorio de Mark Lanegan, músico que sirvió de inspiración para crear al protagonista.

  2. Uno de los personajes de “Una luz al acecho”, Diego, es un pintor yonqui cuyos cuadros “no consiguen ser alcanzados por la luz”, siempre al acecho de la escena pero sin llegar a iluminarla. Su epílogo, el más largo que escribí para un relato, supone más de un tercio de la extensión total.

  3. El demonio, Charles y Selvakumar” es el primer cuento en el que mantuve los nombres reales de los personajes en que se basa.

  4. "Voluntad bajo cero" fue finalista al Premio Nocte 2012 al mejor relato nacional. Tengo pendiente pulir un guión cinematográfico que esbozó Santiago Ruiz Mesa, porque creo que tiene mucho potencial de cara al medio audiovisual. Lo malo es que la producción sería algo cara.

  5. Para escribir “Yo (y el autobús número 4)” abrí un libro cualquiera, leí la primera frase en la que se posó mi vista y puse un disco al azar en modo de selección aleatoria. Empezó a sonar “Me and Bobby McGee”, de Janis Joplin, y me vino a la cabeza un recuerdo de adolescencia. Algo que no sé si de verdad ocurrió. Hay mucha rabia en este texto.

  6. Un logro del que estoy especialmente orgulloso es el retrato psicológico del protagonista de “¿Quedamos?”. Es un tipo bien entrado en la treintena que tiene la inteligencia emocional de un niño de diez años, lo que le vuelve peligroso incluso sin ser consciente de ello. Hay algo de realidad en este relato, como en muchos otros del tomo y del grueso de mi obra en general.

  7. Un minuto y treinta y cinco segundos” es lo que duraba el trayecto de la primera montaña rusa en la que monté en mi vida. Es un texto vertiginoso, algo extraño en mí, que suelo imprimir un tono pausado e intimista a todo lo que escribo.

  8. Una anécdota que leí en la sección de sucesos de un diario fue el detonante de “El diario de Silvia”, uno de mis relatos más críticos, aunque no era pretendido. Ignacio Cid Hermoso comentó en su reseña del libro que “se aproxima demasiado a Félix Palma como para pasarlo por alto”. Lo escribí tres años antes de leer por primera vez algo de ese autor.

  9. El cartel anunciando la exposición de las “obras” de Gunther von Hagens en mi ciudad me causó tal impresión que no me lo quité de la cabeza en varios días, hasta que escribí “La muerte imita al arte”. Fue el primer relato para el que me documenté en detalle, en concreto sobre procesos de conservación de cadáveres. Desde entonces me volví adicto a la documentación. En la mayor parte de los casos devoro información por puro vicio, sabiendo que ni me hará falta para contar lo que pretendo.

  10. La versión que incluí de "La bruja lusa", el cuento que más éxito tuvo de cuantos escribí hasta la fecha, fue revisada y ampliada ex profeso para este libro. Es asimismo el primero que ambienté en Lantana, ciudad ficticia de mi invención que ya cuenta con novela propia.

  11. Cierra la recopilación “Purpúrea cicatriz”, que debe su título a una canción, y es un pequeño ejercicio de estilo; una alegoría que representa la redención final. Un soplo de esperanza después de tanto desequilibrio.

 

Esto es todo. Quería dejaros al menos una pincelada de cada uno de los relatos que componen la antología. Si decidís darle una oportunidad a su lectura no tenéis más que pinchar en la portada exclusiva que Nae Esteban, de Tyrannosaurus Books, diseñó para esta reedición en ebook. Como os señalé al principio, es gratis, a cambio sólo tenéis que compartir un mensaje con vuestros contactos en las redes sociales.

 

Cualquier comentario o crítica será bien recibida aquí o en mi correo personal.

 

Espero que lo disfrutéis.

 

 

 BONUS TRACK: exhaustiva reseña de Javier Pellicer para OcioZero

 

Escribir comentario

Comentarios: 0