COMPRAR ONLINE
COMPRAR ONLINE
COMPRAR ONLINE
COMPRAR ONLINE
COMPRAR ONLINE
COMPRAR ONLINE
COMPRAR ONLINE
COMPRAR ONLINE

 

Premio Nocte 2014

Mejor Novela Nacional.

OUTLET CULTURA HACHE

Abismos

Reseña #6

 

Empezaré admitiendo que Abismos fue el primer libro de Jasso que cayó en mis manos. Era una asignatura pendiente, tras haber leído algunos relatos suyos en varias antologías colectivas, pero sobre todo porque desde que escuché hablar de él por primera vez su nombre aparecía vinculado a propuestas estimulantes y a eventos divertidos y originales, como la presentación conjunta de Abismos y El pan de cada día (ojo, dos publicaciones que salieron casi de forma simultánea en 2011, ahí es nada), que tuvo lugar en la FNAC de Zaragoza, en la que el autor apareció vestido de preso, se leyeron los cargos contra él y se procedió a un particular juicio. Sin duda, una presentación peculiar e innovadora.

 

Pero vayamos con el libro que nos ocupa.

 

Abismos, editado en su momento por Grupo Ajec, es una antología de relatos largos, o novelas cortas, como se prefiera. Y es que la primera antología de Jasso no podía ser convencional, y ya empieza con un prólogo que arrancará sonrisas cómplices a sus seguidores habituales.

 

Lo primero que me llamó la atención es el estilo tan directo y efectivo de su autor. Sin florituras ni excesos narrativos, David Jasso nos sumerge en su imaginario con precisión, de modo que cualquier lector puede avanzar en su lectura sin tener que detenerse a descifrar frases preciosistas o parrafadas maniqueas que busquen crear efecto. No, el efecto lo consigue proyectando imágenes impactantes y aterradoras, de esas que prevalecen tras la lectura (reconozco incluso haber mirado a mi espalda varias veces durante la lectura de este libro, ya que tengo la costumbre de leer de noche y con la iluminación justa).

 

Aunque las comparaciones son siempre odiosas, y no me gusta nada utilizar referentes (ya comenté en otra reseña que puedo equivocarme, y que dichos referentes no estuvieran en mente del autor en absoluto), diré que en algunos momentos tenía la impresión de estar leyendo a un Richard Matheson modernizado, que hubiera cruzado su estilo con algunos de los grandes nombres de la conocida como “novela popular” (las novelillas de Bruguera, por ejemplo). Y la combinación es posible, porque no son estilos tan diferentes. Matheson es otro genio del terror que otorga el peso al argumento por encima del estilo, y que huye de la narración sobrecargada o adjetivada en exceso. Es decir, que Jasso nos devuelve al espíritu pulp que el que suscribe disfrutó durante toda su infancia.

 

De los cinco textos que componen la antología no podemos decir que sobre nada. Tenemos momentos de terror puro, como en algunos pasajes de “El tubo”, otros sobrecogedores (“La bruma”) y otros muchos delirantes en casi todos los textos.

 

Pero sobre todo hay una joya, una pequeña obra maestra que ya merecería todas las menciones que seguramente le harán a este inmenso relato: “El huevo”.

 

El huevo” es uno de los relatos más redondos que leí en mi vida, de esos en los que nada sobra, que cada palabra es importante y nos conduce hacia un final desgarrador e impactante. Alternando con gran acierto la narración en primera y tercera persona, según los puntos de vista de sus dos protagonistas, Jasso nos lleva de la mano en una de esas historias tan del estilo horror tales de los 50, en las que un hecho cotidiano en apariencia trivial deviene en pesadilla. Un texto que funciona como un reloj, y del cual no quiero desvelar nada más, porque simplemente hay que disfrutarlo.

 

Como punto negativo, si es que se puede considerar como tal, pondría el relato “El cine”. Aun siendo un texto disfrutable, quizás desentone un poco en el conjunto, y está narrado de un modo que por momentos resulta algo forzado. No fui capaz de empatizar con su protagonista del todo, sus inquietudes no hicieron mella en mí. Pero esto es algo muy subjetivo, y tal vez otro lector lo considere tan bueno o mejor que otros que sí calaron hondo en mí, como puede ser “La bruma”.

 

En todo caso, una antología imprescindible para todos los amantes del género, para los que queremos pasar un mal rato y sentir que una sombra nos acecha en la noche y nos obliga a taparnos los ojos con la sábana, como cuando éramos niños. Y es que en eso consiste esto del terror, aunque sea tan complicado de conseguir.

 

Desde que leí esta antología, hace ya tres años, he buceado en la obra de Jasso, y quizás no consiguiera responder a las expectativas que me creé a raíz de la obra, pero sí que me hizo pasar buenos ratos y estoy seguro de que en el futuro me sorprenderá de nuevo. Al tiempo.

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0