COMPRAR ONLINE
COMPRAR ONLINE
COMPRAR ONLINE
COMPRAR ONLINE

Premio Nocte 2014

Mejor Novela Nacional.

OUTLET CULTURA HACHE

Un buen día

 

Camino despacio, absorto en mis ensoñaciones y observando el sol que se proyecta sobre los edificios de mi ciudad, mientras esbozo una sonrisa. Siempre me ha encantado ver cómo, en los días despejados, el sol descubre multitud de matices en los mismos colores que adornan cada paso que doy por esta urbe que nunca me ha entusiasmado, pero que es mi cuna.

 

Vigo se está tornando cada vez más gris de forma progresiva, aunque en estos días, cuando pasas cerca del mar, el azul del cielo adquiere tonos pastel, y cuando el sol se pone os puedo asegurar que es como si admirases un óleo pintado sobre el horizonte. Adquiere tonos irreales. Entonces pienso que podemos encontrar belleza hasta en el rincón más inmundo que podamos imaginar, incluso ver a través de otro prisma la inmundicia misma.

 

La belleza. Siempre la estamos buscando, a pesar de que nos rodea por todas partes. Si pudiésemos cambiar la óptica bajo la que estamos enfocando, todo cobraría una dimensión mucho más hermosa. No obstante, mi carácter no me lo permite tan a menudo como me gustaría. Los claroscuros han guiado siempre mi vida, con una tendencia muy peligrosa al gris. Yo le llamo sensatez.

 

Mi ciudad crece, se vuelve cosmopolita, se industrializa cada vez más, agriando el carácter de la gente y moviendo las montañas de sitio. Yo creo ser el mismo, aunque seguro que es porque no me doy cuenta del cambio. Hace poco me preguntaba a mí mismo por qué hemos dejado de canturrear o silbar cuando caminamos por las calles en uno de esos días dignos de anuncio de compresas, y sigo sin tener la respuesta.

 

Prosigo con mi paseo, aliñándolo con la música que voy escuchando en el emepetrés de mi cabeza, para concederle más belleza a un día que difícilmente podía ser más bonito. Porque estoy aquí. No puedo cambiar lo que me rodea, aunque sí puedo modificar mi propia visión, graduar mis lentes para que omitan el gris y realcen los colores vivos. Porque estoy vivo.

 

¿Y vosotros, cómo veis hoy el día?

 

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Jorge (Nacidoayer) (miércoles, 02 julio 2014 12:43)

    No conozco Vigo, pero te puedo asegurar que no es el único lugar en el que las montañas cambian de lugar. Aún así, siempre se puede modificar esa visión y recorrer aquellos lugares escondidos que sólo uno conoce y que sabe que no podrán ser cambiados. Lugares a veces insignificantes para la visión de algunos, pero muy gratificantes al recuerdo o las vivencias de otros.
    Aún así, y aunque la ciudad crezca alimentándose de esos espacios que tanto puedes añorar, el mar ovetense, al igual que el de cualquier otra costa, siempre estará ahí y ese paisaje quedará y permanecerá para siempre. ¿Acaso no hay nada más apreciado que pasear por la arena de una playa aunque el día esté grisáceo? La sensación de notar tus pies con el contacto de la arena medio húmeda ya hace que el día se transforme en una tonalidad más viva o como mínimo menos oscura.
    No sé si me habré explicado cómo quería, pero hoy no es precisamente un día multicolor para que mi cerebro sea capaz de expresarlo de otra manera. Aprovecha el día y disfrútalo de la mejor manera posible. Un abrazo.

  • #2

    gallinasviejas (viernes, 04 julio 2014 15:35)

    " Aún así, siempre se puede modificar esa visión y recorrer aquellos lugares escondidos que sólo uno conoce y que sabe que no podrán ser cambiados. Lugares a veces insignificantes para la visión de algunos, pero muy gratificantes al recuerdo o las vivencias de otros."

    Maravilloso, Jorge. En serio.