COMPRAR ONLINE
COMPRAR ONLINE
COMPRAR ONLINE
COMPRAR ONLINE
COMPRAR ONLINE
COMPRAR ONLINE
COMPRAR ONLINE
COMPRAR ONLINE

 

Premio Nocte 2014

Mejor Novela Nacional.

OUTLET CULTURA HACHE

La letra perdida

Reseña #4

 

Me había propuesto a mí mismo no reseñar durante una buena temporada, salvo casos muy puntuales y siempre por algún motivo. La letra perdida (Ediciones Vitruvio, 2012), antología poética de Fernando López Guisado, será una de las excepciones. En primer lugar, porque me apetecía reseñar poesía, que es algo que hasta la fecha no había hecho nunca. Por otra parte, por lo hondo que me han calado los versos de este autor.

 

Se trata de un libro breve pero muy intenso a nivel emocional, que contiene versos de extrema lucidez que zarandean nuestra autoconsciencia; un ejercicio de reconocimiento de los anhelos y miedos propios y más arraigados, que son a la vez los del autor, los míos y a buen seguro que los de muchos de vosotros. No en vano, se reflejan en la oscuridad de sus composiciones esas angustias nocturnas que son el peaje de nuestra condición de seres conscientes.

 

Hay en esta obra referencias de consumo masivo que trazan un mapa preciso de la condición humana, con más sombras que luces, y de una generación desarraigada que tanto teme a la vejez y la muerte como a la subida del IVA o al matrimonio. Y es que se transmiten en cada pieza incertidumbres y obsesiones propias de nuestra generación, pero extensibles al desencanto en general. Al final, todos somos el Rey de Amarillo.

 

Como ya he dicho en más de una ocasión, no me gusta demasiado hablar de influencias, primero porque no todo el mundo tiene por qué reconocerlas, y segundo porque puedo estar errando. No obstante, la obra me ha recordado por momentos al maestro Huidrobo. Aunque bien es cierto que mi bagaje poético es paupérrimo y que es el paralelismo más sencillo que he podido establecer.  

 

En resumen, se trata de un libro más que recomendable, el diario de las noches en vela de un autor que se disecciona a sí mismo para acabar, casi sin pretenderlo, retratando a toda una generación; la de aquellos que nos negamos a aceptar que estamos aquí de visita.

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0