COMPRAR ONLINE
COMPRAR ONLINE
COMPRAR ONLINE
COMPRAR ONLINE
COMPRAR ONLINE
COMPRAR ONLINE
COMPRAR ONLINE
COMPRAR ONLINE

 

Premio Nocte 2014

Mejor Novela Nacional.

OUTLET CULTURA HACHE

Tangram

Reseña #3

 

En un panorama editorial tan encorsetado como el actual, regido por unas normas estrictas que dictan que la “buena novela” surge a partir de las sesenta mil palabras (que se lo cuenten a Sábato, o a Cormatt McCarthy, o Richard Matheson…), encontrarse con un libro tan atípico en ese aspecto como lo es Tangram resulta esperanzador. Primero, porque sigue habiendo autores con agallas, que crean sin imposiciones, sin pensar en que la criatura quizás no tenga cabida en el mercado. Pero ahí está esperándole el segundo elemento que genera esperanza, que es el editor al que tampoco le faltan agallas, que valora el manuscrito por su calidad literaria, y no por el número de palabras, arriesgándose a que quizás el lector (nosotros, a los que nos han intentado inculcar que la literatura se compra al peso) le dé la espalda a su propuesta.

 

Pero no solo en su extensión (unas 160 páginas) es poco convencional esta novela. ¿O era una antología de relatos? No, no, es una novela. Novela conformada por siete historias que casan entre sí reordenándolas de la manera que el lector considere, según el prisma que quiera aplicarle. Juan Carlos Márquez nos entrega este juego chino de piezas para que seamos nosotros los que encajemos el conjunto a nuestro antojo. Para eso es necesario un tiempo de reposo tras la lectura, contemplar estos vasos comunicantes con perspectiva. Solo entonces podremos procesar con satisfacción esos platos con infinidad de matices en sus sabores, placenteros mientras los disfrutas, pero no menos cuando haces su digestión. Porque calan, porque deben llegar al flujo sanguíneo y pasar a formar parte del organismo.

 

El autor consigue, con la que se considera su primera novela, hilvanar una de las historias de misterio más complejas en fondo y forma que el que suscribe ha tenido el placer de leer. Y lo hace siendo fiel a un estilo que nada tiene que ver con la literatura “chicle” que tanto se estila. Nada de lenguaje directo y cinematográfico, sino una prosa tan pulida que uno entiende enseguida por qué este escritor se ha tomado su tiempo antes de decidirse a un formato más extenso. Original, ingeniosa, divertida y mordaz, Tangram es una obra de madurez creativa de un autor joven que todavía no nos ha dado lo mejor de sí, estoy seguro.

 

Como único punto negativo apuntaré, aun sabiendo que quizás sea una apreciación personal (me tomé mi tiempo para completar su lectura), que en algunos relatos las voces de los narradores, siempre en primera persona, se confunden entre sí. Esto, que a priori sería un handicap, se convierte en un elemento de misterio más, obligándote a volver hacia atrás para recolocar aquella pieza que se había quedado descolgada.

 

Ahora sí, creo que ya tengo un cuadrado. Pero no me gusta, voy a darle otra forma. Es la magia del Tangram, que tengo un libro corto que releeré todas las veces que esté dispuesto a disfrutar del juego.

 

Un momento, no he hablado de la trama. Esperad, que voy a volver a montarlo.

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0